Blogia
Análisis libro ``Subterra´´

Juan Fariña

Había un hombre que subía en dirección a la mina, era alto y por su traje parecía más bien un campesino que un obrero. Llevaba un saco anudado colgando de sus espaldas y en su  mano derecha empuñaba un grueso
bastón, con el que tanteaba el terreno de adelante.  Pidió lo llevaran a presencia del capataz a quien le dijo su  nombre y que quería trabajar en la mina de barretero-. El capataz lo acepto a pesar la ceguera de Juan Fariñas. Desde aquel día Juan quedo incorporado al personal de la mina, conquistándose muy luego la reputación de obrero inteligente y valeroso. La diferencia con que era tratado por los jefes y su
carácter huraño y retraído lo alejaron de la simpatía de sus compañeros de trabajo, quienes no podían comprender que aquel ciego prefiriese los trabajos y miserias del minero a la vida libre y sin afanes del mendigo, creían que  aquello no era natural y debía encerrar algún misterio.

Durante las 15 horas de duro trabajo Juan lograba sacar numerosas vagonetas superior al mínimo reglamentario, lo que desconcertaba a los más esforzados barreteros, pues en aquel sitio donde trabajaba Juan el mineral era muy duro y consistente y el mejor de ellos jamás había logrado igualar la cantidad de carbón extraído por Juan.
Este hecho robusteció en la crédula imaginación de aquellas sencillas gentes la creencia de que Fariña era un ser extraordinario. Un pedazo de un bloque derribo a dos trozos de madera de revestimiento apoyados en la pared, los que al caer el uno sobre el otro, formaron por casualidad una cruz en el suelo del corredor. Un terrible estallido atronó la bóveda y una ráfaga de aire azotó el rostro de los dos obreros horrificados por el espanto, desapareciendo rápidamente la infernal visión. A la mañana siguiente ambos fueron encontrados desvanecidos en el fondo de una galería mal ventilada, y desde ese momento nadie dudó en la mina de que un tenebroso pacto ligaba al ciego con un espíritu del mal. Sus vecinos en la cantera abandonaron sus labores trasladándose a otro sitio, con esto fariña se vio obligado a trabajar como barretero y carretero a la vez. Por aquel exceso de trabajo su musculoso cuerpo fue perdiendo poco a poco aquel aspecto de fuerza y de vigor. Se decayó gravemente, y los obreros que lo observaban lo atribuían al pacto que tenia con el mal. Los mineros veían en aquel ciego un enemigo de la  tranquilidad y de la existencia de la mina misma porque  de un hombre que tenía pacto con el Diablo no se podía esperar nada bueno. En la semana ocurrió la gran catástrofe, Fariña obtuvo el lugar de vigilante nocturno de la sección de la mina donde él trabajaba, trabajo  cuyo desempeño le era relativamente fácil. 
Ese paraje había sido siempre objeto de vigilancia especial de parte de los ingenieros. Estaba situado debajo del nivel del mar, las filtraciones eran abundantísimas en aquella galería y la amenaza de un hundimiento era una idea que preocupaba a los jefes y operarios desde muchos años atrás. Seis de aquellos pilares estaban perforados a la altura de un metro. Con ayuda de la barrena el ciego quito la arcilla que disimulaba los agujeros, y con la calma y seguridad del que ejecuta una operación muy premeditada, introdujo en cada uno de los hoyos un cartucho de dinamita.

Luego de un instante se inclinó de nuevo y  en su mano derecha llevaba un fósforo encendido y un veloz chispeo recorrió velozmente el suelo. Juan entonces retrocedió alrededor de 20 metros por el camino que había llegado, quedándose inmóvil con los brazos cruzados en medio del corredor.

Los trabajadores acudían y se agrupaban consternados en torno del pique, contemplando silenciosos a los ingenieros que por medio de sondajes comprobaban el desastre. El agua de mar llenaba toda la mina y subía por el pozo hasta quedar a cincuenta metros de los bordes de la excavación.

a)Narrador: omnisciente

b)Personajes

1.-Juan fariña: Era un hombre ciego, alto y de cuerpo atlético, psicológicamente le gustaba cumplir sus objetivos.

2.-Capataz: aunque no se describe como es físicamente, psicológicamente se puede decir que era empático porque acepto que Juan trabajara en la mina a pesar de su enfermedad.

c)Ambientes

1.-Físico: La historia ocurre en un yacimiento de cobre cercano al mar

2.-Psicológico: el ambiente psicológico que tenían los demás mineros era de miedo y temor al supuesto espíritu maligno con el que Juan estaba conectado

3.-Social: Los mineros ganaban poco dinero por lo que eran pobres

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres